Factores clave para el aprendizaje de una carrera de velocidad eficiente

La carrera de velocidad es uno de los patrones motores básicos que se requiere, no solo en eventos atléticos de corta duración, sino también para el rendimiento óptimo en múltiples deportes, especialmente en deportes de equipo y en su faceta particular del movimiento que se produce en el juego sin balón.

A partir de un análisis biomecánico cualitativo, con la observación de la ejecución motriz de sprinters, hombres y mujeres, de nivel internacional además de identificar las dos fases principales en este movimiento, fase de apoyo y fase de vuelo, se destacan los siguientes factores clave que se deben asocian al alto rendimiento para este tipo de habilidad motriz básica:

> En todas las fases del movimiento, fase de apoyo y fase de vuelo, el tronco se mantiene ligeramente inclinado hacia adelante para favorecer el componente horizontal del vector desplazamiento al mantener la posición del centro de gravedad del cuerpo por delante del pie de apoyo . En momentos de aceleración esa inclinación del tronco es mayor que en los momentos de mantenimiento de una velocidad máxima o casi máxima en la que la inclinación del tronco aparece ahí menos pronunciada.

>En todas las fases del movimiento la musculatura menos activa del tronco, brazos, cuello y cabeza se mantiene con la mayor relajación posible para ahorrar energía y favorecer la máxima producción de potencia y velocidad en el desplazamiento.

>En todas las fases se producen un movimiento alternado de adelante – atrás de los brazos, sincronizado con el movimiento de las piernas y manteniéndose próximos al tronco con una flexión aproximada en la articulación del codo de 90º.

>El contacto del pie al inicio de la fase de apoyo debe producirse con una distancia mínima a la proyección vertical del centro de gravedad del cuerpo para de esta forma minimizar la magnitud de las fuerzas que se oponen al movimiento y que se generan en esta subfase de contacto en cada zancada.

> En ningún momento de la fase de apoyo el talón del pie correspondiente entra en contacto con el suelo, de este modo se garantiza una adecuada amortiguación del cuerpo que minimiza el riesgo de lesión, además de favorecer una mayor producción de potencia efectiva en la fase de impulso al activar los elementos elásticos y reactivos de la musculatura extensora de la articulación del tobillo.

>En la subfase de impulso y con el objeto de generar la máxima potencia posible para el avance del cuerpo se produce una extensión completa y coordinada de las articulaciones de tobillo, rodilla y cadera a partir de contracciones musculares de carácter pliométrico (contracción concéntrica suplementada con la activación de elementos elásticos y reactivos de las fibras musculares como consecuencia de estiramiento previo y de corta duración).

>En la subfase de impulso la pierna libre se mantiene en flexión y se eleva hasta aproximar la rodilla al plano horizontal que contiene la articulación coxofemoral.

>En la fase de vuelo la pierna de apoyo después del impulso deja de contactar con el suelo y se convierte en pierna libre moviéndose desde atrás hacia adelante con la máxima flexión de la rodilla para favorecer una transformación rápida y económica.

>Durante la fase de vuelo la pierna libre se prepara para convertirse en pierna de apoyo realizando una extensión incompleta de la rodilla a medida que esta se adelanta y con el objeto de que el apoyo se produzca próximo a la proyección del centro de gravedad y sin que el talón del pie contacte en ningún momento con el suelo.

>Todos los movimientos que componen el patrón motor de la carrera de velocidad deben realizarse manteniendo en todo momento un equilibrio óptimo entre los dos factores fundamentales que determinan la velocidad del desplazamiento: la amplitud y la frecuencia de zancada.

Conocer los factores clave de ejecución para la carrera de velocidad resulta indispensable para el desarrollo técnico y una evaluación más precisa de la ejecución de esta habilidad motriz básica en cualquier entorno de práctica y entrenamiento, ya sean educativos o de rendimiento deportivo.

Apuntes sobre fundamentos e introducción al entrenamiento de jugadores-as y equipos de baloncesto

Photo by Pixabay on Pexels.com

El baloncesto es actualmente uno de los deportes más populares y practicados del mundo.

Es un deporte de equipo que se juega con balón y se desarrolla en una pista cubierta de 28 x 15 m en el que 5 jugadores-as interaccionan contra otros 5 alternando fases ofensivas y fases defensivas durante un tiempo de 40 o 48 minutos repartido en cuatro periodos de 10 o 12 minutos de tiempo efectivo, según tipo de el reglamento que regule la competición: FIBA, NBA, WNBA o NCAA. 

El balón de juego se maneja con las manos y el objetivo de un equipo es conseguir anotar más puntos que el equipo adversario. Los puntos de 1, 2 o 3 puntos que se pueden sumar durante un partido se consiguen cuando un jugador-a introduce el balón en un aro metálico con red situado en cada extremo de la pista, a una altura de 3,05 m y su valor depende de la distancia de lanzamiento, si se produce en acción durante el juego o como acción de tiro libre.

Desde el punto de vista motor el baloncesto es un juego complejo y dinámico que exige a los jugadores/as una ejecución veloz y eficiente de habilidades motrices básicas y específicas con toma de decisiones constantes que se aplican tanto de forma individual como colectiva (Delextrat et al, 2015). El esfuerzo que realizan los jugadores-as en competición se caracteriza por su intermitencia y variabilidad, tanto en duración como en intensidad de esfuerzo (Aoki et al, 2016).


Para todas las personas interesadas en el tema pongo a vuestra disposición los apuntes del bloque de contenidos de baloncesto (48 páginas) correspondiente a la materia Fundamentos Didácticos de los deportes colectivos que se imparte en la Universidad de Vigo.

Índice de los apuntes:

INTRODUCCIÓN

1.1 Descripción de la modalidad.

1.2 Origen y evolución del juego.

1.3 Contextos de práctica.

1.4 Reglas básicas FIBA y NBA.

1.5 Representación gráfica de acciones de juego: símbolos y software específico.

DEMANDAS BIOMECÁNICAS Y FISIOLÓGICAS

2.1 Tiempo, intensidad y densidad de esfuerzo.

2.2 Perfil fisiológico del jugador/a: capacidad aeróbica, capacidad anaeróbica, potencia muscular y coordinación neuromuscular.

FUNDAMENTOS TÉCNICOS

3.1 Concepto de técnica.

3.2 Acciones técnicas del jugador/a en fase ofensiva y fase defensiva.

3.3 Métodos para la enseñanza-aprendizaje de los fundamentos técnicos.

FUNDAMENTOS TÁCTICOS

4.1 Concepto de táctica y estrategia.

4.2  Principios básicos de táctica individual.

4.3 Principios básicos de táctica de equipo.

4.4 Métodos para la enseñanza-aprendizaje de los fundamentos tácticos.

ENTRENAMIENTO DE JUGADORES-AS Y EQUIPOS

5.1 Objetivos y métodos de entrenamiento.

5.2 Evaluación del estado de forma y de la condición física.

5.3 Métodos para el control de la carga y de la recuperación.

5.4 Periodización del entrenamiento.

5.5 Lesiones más frecuentes: prevalencia, factores de riesgo y recuperación.

ANÁLISIS DEL RENDIMIENTO

6.1 Objetivos y métodos de análisis.

6.2  Indicadores estadísticos de rendimiento.

6.3 Elaboración, comunicación y presentación de un informe de jugador/a y/o equipo adversario.

6.4 Diseño, preparación y ejecución de un plan de partido.

Demandas biomecánicas y fisiológicas del baloncesto de competición

En el ámbito del deporte de competición y previamente a cualquier tipo de planificación de entrenamiento es imprescindible que las personas responsables de su programación y supervisión conozcan con precisión cual va a ser la exigencia física y fisiológica que requiere la competición deportiva en esa modalidad.

En el caso del baloncesto y como datos fundamentales aportados por la evidencia científica a tener en cuenta y que determinan las demandas biomecánicas-carga externa de un partido destacan:

  1. Los patrones motores observados en el juego son amplios y variados. Saltos, carreras, pases, tiros a canasta, dribling, rebotes, bloqueos y desplazamientos de componente lateral constituyen las principales acciones motoras que realizan los jugadores durante el juego (Ben Abdelkrim et al., 2010b).
  2. Tanto para jugadores hombres como mujeres (Narazaki et al., 2009) el cambio de patrón motor durante un partido se produce de manera constante cada 1- 3 segundos (Scalan et alt., 2015).
  3. El tiempo de juego individual, el ritmo de partido y el modelo táctico son las variables más destacadas que determinan la distancia recorrida durante un partido. Tanto para jugadores hombres y mujeres la distancia por cada 40 minutos de juego oscila entre 5-6 km.
  4. El 65 % acciones  de juego tienen una duración t < 40 s.
  5. La duración en acciones de intensidad máxima oscila entre 2-5 s, predominando las acciones cercanas a los 2 s.
  6. En el carácter intermitente del juego predomina la actividad frente al descanso con una densidad de esfuerzo (tiempo de actividad/tiempo total) entre 0,5 y 0,8.
  7. Jugadores-as considerados de primera línea tienen un tiempo de juego promedio superior a 20-22 min/partido. Jugadores-as de segunda línea un tiempo de juego promedio entre 10-20 min/partido y jugadores-as de desarrollo tiempos de juego promedio que no alcanzan los 10 min/partido.

Como datos fundamentales aportados por la evidencia científica a tener en cuenta y en este caso que definen las demandas fisiológicas-carga interna para un partido de baloncesto destacan:

  1. El esfuerzo que realizan jugadores/as durante un partido se caracteriza desde una perspectiva fisiológica por una alta exigencia de las capacidades dependientes de los sistemas cardiovascular, metabólico (aeróbico y anaeróbico) y neuromuscular.
  2. La frecuencia cardiaca (FC)  promedio se sitúa entre 160–170 lat/min y en un rango que oscila entre 140-208 lat/min.
  3. Se observa que alrededor del 75 % del tiempo efectivo de juego la FC se mantiene por encima del 85% de la FC máxima (Hulka, 2013; Venkurik & Nycodim, 2015).
  4. La concentración de lactato en sangre durante el juego alcanzan valores entre 5-9 mlmol/l (McInnes, 1995).
  5. La intensidad percibida del esfuerzo (IPE) durante el partido en una escala de Borg modificada 1-10 se sitúa en valores promedios 9-10 (Silva, 2006).

Conforme a todos estos datos se puede definir al baloncesto desde una perspectiva biomecánica y fisiológica como un deporte colectivo donde los participantes desarrollan un juego con balón de esfuerzo intermitente de alta intensidad y carga variable. Resulta indispensable tener en cuenta todos estos aspectos a la hora de enfocar con eficiencia el entrenamiento tanto de jugadores-as como de equipos.

Efectos de diferentes modalidades de entrenamiento sobre capacidades físicas anaeróbicas en jugadores de baloncesto jóvenes

NBAArtículo publicado en Journal of Sport Science and Medicine (2006) por Balciunas, Stonkus, Abrantes y Sampaio sobre los efectos a largo plazo de diferentes modalidades de entrenamiento sobre la potencia, velocidad, destreza y capacidad anaeróbica en jugadores de baloncesto de 15 – 16 años.

Documento en pdf:

Efectos de diferentes tipos de entrenamiento en baloncesto

Control de la intensidad de carga en jugadoras de baloncesto U18 de alto nivel

JJOO Atenas 2004 653

En el artículo Control de la intensidad de carga en jugadoras U18 de baloncesto, se constata como el control de la intensidad de carga es un procedimiento básico para mejorar la efectividad de cualquier proceso de entrenamiento.

El propósito fundamental de este estudio consistió en evaluar la relación existente entre determinados indicadores internos y externos de carga (frecuencia cardiaca y velocidad de carrera) con la intensidad percibida de esfuerzo en jugadoras españolas de baloncesto de alto nivel de categoría U18 (17-18 años).

Los datos necesarios para la elaboración de este trabajo se recogieron durante una fase de entrenamiento intensivo, previa al campeonato de Europa U18 de 2005, en un grupo de jugadoras de baloncesto de alto nivel españolas (n=22) a partir de un test de campo de carga progresiva.

El análisis estadístico realizado confirma la existencia de un buen nivel de relación entre la frecuencia cardiaca postesfuerzo (r=0,750), la velocidad de desplazamiento en carrera (r=0,775) y la intensidad de carga que percibían las jugadoras.

Se constataron diferencias significativas en función del puesto específico de las jugadoras (bases, aleros y pivots). Finalmente, se concretó la relación entre los indicadores aplicando un modelo lineal de regresión para cada puesto (base, alero y pívot).

Como conclusión más relevante del estudio, se establece el empleo de escalas de IP calibradas para medir la intensidad de la carga, como un método barato, sencillo y efectivo para el control de la carga de entrenamiento y de competición en jugadores/as de baloncesto de alto nivel.