Demandas biomecánicas y fisiológicas del baloncesto de competición

En el ámbito del deporte de competición y previamente a cualquier tipo de planificación de entrenamiento es imprescindible que las personas responsables de su programación y supervisión conozcan con precisión cual va a ser la exigencia física y fisiológica que requiere la competición deportiva en esa modalidad.

En el caso del baloncesto y como datos fundamentales aportados por la evidencia científica a tener en cuenta y que determinan las demandas biomecánicas-carga externa de un partido destacan:

  1. Los patrones motores observados en el juego son amplios y variados. Saltos, carreras, pases, tiros a canasta, dribling, rebotes, bloqueos y desplazamientos de componente lateral constituyen las principales acciones motoras que realizan los jugadores durante el juego (Ben Abdelkrim et al., 2010b).
  2. Tanto para jugadores hombres como mujeres (Narazaki et al., 2009) el cambio de patrón motor durante un partido se produce de manera constante cada 1- 3 segundos (Scalan et alt., 2015).
  3. El tiempo de juego individual, el ritmo de partido y el modelo táctico son las variables más destacadas que determinan la distancia recorrida durante un partido. Tanto para jugadores hombres y mujeres la distancia por cada 40 minutos de juego oscila entre 5-6 km.
  4. El 65 % acciones  de juego tienen una duración t < 40 s.
  5. La duración en acciones de intensidad máxima oscila entre 2-5 s, predominando las acciones cercanas a los 2 s.
  6. En el carácter intermitente del juego predomina la actividad frente al descanso con una densidad de esfuerzo (tiempo de actividad/tiempo total) entre 0,5 y 0,8.
  7. Jugadores-as considerados de primera línea tienen un tiempo de juego promedio superior a 20-22 min/partido. Jugadores-as de segunda línea un tiempo de juego promedio entre 10-20 min/partido y jugadores-as de desarrollo tiempos de juego promedio que no alcanzan los 10 min/partido.

Como datos fundamentales aportados por la evidencia científica a tener en cuenta y en este caso que definen las demandas fisiológicas-carga interna para un partido de baloncesto destacan:

  1. El esfuerzo que realizan jugadores/as durante un partido se caracteriza desde una perspectiva fisiológica por una alta exigencia de las capacidades dependientes de los sistemas cardiovascular, metabólico (aeróbico y anaeróbico) y neuromuscular.
  2. La frecuencia cardiaca (FC)  promedio se sitúa entre 160–170 lat/min y en un rango que oscila entre 140-208 lat/min.
  3. Se observa que alrededor del 75 % del tiempo efectivo de juego la FC se mantiene por encima del 85% de la FC máxima (Hulka, 2013; Venkurik & Nycodim, 2015).
  4. La concentración de lactato en sangre durante el juego alcanzan valores entre 5-9 mlmol/l (McInnes, 1995).
  5. La intensidad percibida del esfuerzo (IPE) durante el partido en una escala de Borg modificada 1-10 se sitúa en valores promedios 9-10 (Silva, 2006).

Conforme a todos estos datos se puede definir al baloncesto desde una perspectiva biomecánica y fisiológica como un deporte colectivo donde los participantes desarrollan un juego con balón de esfuerzo intermitente de alta intensidad y carga variable. Resulta indispensable tener en cuenta todos estos aspectos a la hora de enfocar con eficiencia el entrenamiento tanto de jugadores-as como de equipos.

Efectos de diferentes modalidades de entrenamiento sobre capacidades físicas anaeróbicas en jugadores de baloncesto jóvenes

NBAArtículo publicado en Journal of Sport Science and Medicine (2006) por Balciunas, Stonkus, Abrantes y Sampaio sobre los efectos a largo plazo de diferentes modalidades de entrenamiento sobre la potencia, velocidad, destreza y capacidad anaeróbica en jugadores de baloncesto de 15 – 16 años.

Documento en pdf:

Efectos de diferentes tipos de entrenamiento en baloncesto

Control de la intensidad de carga en jugadoras de baloncesto U18 de alto nivel

JJOO Atenas 2004 653

En el artículo Control de la intensidad de carga en jugadoras U18 de baloncesto, se constata como el control de la intensidad de carga es un procedimiento básico para mejorar la efectividad de cualquier proceso de entrenamiento.

El propósito fundamental de este estudio consistió en evaluar la relación existente entre determinados indicadores internos y externos de carga (frecuencia cardiaca y velocidad de carrera) con la intensidad percibida de esfuerzo en jugadoras españolas de baloncesto de alto nivel de categoría U18 (17-18 años).

Los datos necesarios para la elaboración de este trabajo se recogieron durante una fase de entrenamiento intensivo, previa al campeonato de Europa U18 de 2005, en un grupo de jugadoras de baloncesto de alto nivel españolas (n=22) a partir de un test de campo de carga progresiva.

El análisis estadístico realizado confirma la existencia de un buen nivel de relación entre la frecuencia cardiaca postesfuerzo (r=0,750), la velocidad de desplazamiento en carrera (r=0,775) y la intensidad de carga que percibían las jugadoras.

Se constataron diferencias significativas en función del puesto específico de las jugadoras (bases, aleros y pivots). Finalmente, se concretó la relación entre los indicadores aplicando un modelo lineal de regresión para cada puesto (base, alero y pívot).

Como conclusión más relevante del estudio, se establece el empleo de escalas de IP calibradas para medir la intensidad de la carga, como un método barato, sencillo y efectivo para el control de la carga de entrenamiento y de competición en jugadores/as de baloncesto de alto nivel.